https://origin.ih.constantcontact.com/fs064/1105067465776/img/1.jpg

 

Boletín Mensual - Julio 2014


Estimado lector, en este boletín usted encontrará:

El estrés: Cómo puede afectarme y cómo ayudar a mantenerme saludable
Dra. Yasmín Chotocruz


Esta palabra, aunque muy trillada para muchos, puede hacernos reaccionar de diferentes maneras, muchas de las cuales pueden afectar nuestro estado de salud. Buscamos evitarlo pero todos hemos tenido experiencias con éste, y entendemos que puede afectarnos y causar desde insomnio y nerviosismo hasta alguna enfermedad grave.

Cuando estoy bajo alguna situación que genera estrés, ¿qué puedo hacer? ¿Qué acciones puedo tomar? ¿Hay alguien que me pueda ayudar?

El estrés no nos afecta igual a todos. Las situaciones que “estresan” una persona puede no afectar a otra. Tenemos vidas diferentes, sensibilidades diferentes y reacciones diferentes ante una misma circunstancia

El estrés puede desencadenar una serie de respuestas en su cuerpo, y afectar la conducta, las emociones, y el bienestar físico y mental. Sin embargo, no hay dos personas que experimenten los mismos efectos o síntomas de igual manera.

El estrés, particularmente el crónico, puede elevar el azúcar en la sangre, y enviar más flujo de sangre a los músculos en lugar del cerebro. Esto, sucesivamente, puede acelerar el ritmo cardiaco y darnos la sensación de estar ‘al borde’. Esta tensión continua es perjudicial. Aumenta el riesgo de trastornos del sueño, ansiedad, dolor muscular, obesidad abdominal, función debilita el sistema inmunológico, puede desencadenar diabetes y enfermedad del corazón. Sin embargo, hay soluciones.
Consejos para “des-estresarse”:

1. Descanso apropiado: Dormir permite que nuestras hormonas se regeneren, ayudando con el ciclo circadiano del sueño.

2. Mantener un horario regular de sueño (aún los fines de semana) con horas regulares para acostarse y levantarse, permitirá que la hormona del crecimiento, la melatonina y el cortisol se equilibren.

3. Relaje su mente. Meditación, yoga, y respiraciones profundas son excelentes formas para liberar tensión y estimular suavemente su cuerpo. Comience despacio, con 10 respiraciones profundas en su escritorio, o 5 minutos antes de acostarse y aumente lentamente el tiempo.

4. Mejore su digestión. El 70 u 80% de la serotonina (“hormona de la felicidad”) en el cuerpo se produce en el tracto digestivo. Más y más investigaciones vinculan la salud del intestino con el humor y la función cerebral. Comer una dieta basada en alimentos integrales que consista principalmente en vegetales y proteínas, y limitar el consumo de comidas procesadas y azúcar y carbohidratos en general, puede cambiar su forma de pensar, y por lo tanto, su forma de responder al estrés.

5. Ayude a las glándulas del estrés. Las glándulas suprarrenales están localizadas justo arriba de sus riñones y son las responsables de liberar cortisol, la hormona del estrés. Logramos ayudar a esas glándulas con nutrientes básicos como la vitamina C, magnesio y vitaminas del complejo B, que están directamente involucradas en la función de las estas glándulas que pueden agotarse durante el estrés crónico. Algunas plantas medicinales también pueden ayudar a restablecer este balance y fortalecerlas para hacer mejor rente al estrés

El estrés se manifiesta diferente en cada uno de nosotros, pero hay acciones que usted puede tomar para reducir su impacto y asegurar su salud.

Si usted está interesado en el mejor manejo del estrés por medios naturales y terapia de hormonas bioidénticas, puede consultar con la Dra. Chotocruz.

VEA CUESTIONARIO ADJUNTO PARA EVALUAR LA SALUD DE SUS HORMONAS DEL ESTRÉS.
 

CUESTIONARIO FATIGA SUPRARRENAL

Para evaluar si usted puede beneficiarse de tratamientos naturales para el balance de hormonas del estrés, sírvase responder el siguiente cuestionario. Si tiene una puntuación mayor de 30 puntos, es muy probable que usted esté sufriendo las secuelas del estrés crónico.
 

0 No o nunca

1 Medio u ocasionalmente

2 Moderado o a menudo

3 Serio o siempre

 

0

1

2

3

Me siento cansado o fatigado.

0

1

2

3

Mis labios y rostro están pálidos.

0

1

2

3

Sudor frío.

0

1

2

3

Tiendo a estar ansioso.

0

1

2

3

Me duelen músculos y articulaciones, incluyendo cuello, espalda e ingles.

0

1

2

3

Soy sensible al calor.

0

1

2

3

Tengo ojeras.

0

1

2

3

Tomo más licor que antes.

0

1

2

3

Los ganglios de mi cuello están hinchados, dolorosos y sensibles.

0

1

2

3

Siento que tiemblo por dentro.

0

1

2

3

Estoy de mal humor o irritable.

0

1

2

3

Estoy cansado en la mañana, no me siento descansado no importa cuanto haya dormido.

0

1

2

3

Estoy sensible a los aromas ambientales como perfumes, químicos o la contaminación.

0

1

2

3

Tengo infecciones respiratorias difíciles de eliminar.

0

1

2

3

Tengo la piel fina y escamosa.

0

1

2

3

Me enfermo más que otras personas y me cuesta recuperarme.

0

1

2

3

Mis ojos y mejillas están hundidos.

0

1

2

3

Tengo más energía después de cenar.

0

1

2

3

Tengo que tomar alguna bebida con cafeína para seguir adelante.

0

1

2

3

Siento que me voy a desmayar.

0

1

2

3

Tengo dolor abdominal, gases o malestar estomacal.

0

1

2

3

Entro en pánico y olvido el nombre de las personas.

0

1

2

3

Me siento aislado y evito compromisos sociales.

0

1

2

3

La luz me molesta los ojos.

0

1

2

3

No puedo respirar profundamente.

0

1

2

3

Mis manos están frías y pegajosas.

0

1

2

3

Me antojo de comida salada.

0

1

2

3

Soy sensible al color, sonidos y olores.

0

1

2

3

Fumo más que antes.

0

1

2

3

Siento silbidos en los oídos.

0

1

2

3

Me enojo fácilmente, y me toma más tiempo recuperarme.

0

1

2

3

Tengo dificultades para pensar y concentrarme.

0

1

2

3

No me gusta hablar con la gente o hacer cosas que antes disfrutaba.

0

1

2

3

Tengo signos de deshidratación en la piel.

0

1

2

3

Me cuesta entender las cosas.

0

1

2

3

Tengo muy poco vello corporal.

0

1

2

3

Se me está adelgazando la cara.

0

1

2

3

Me despierto en la noche y me cuesta respirar.

0

1

2

3

Tengo palpitaciones, generalmente cuando estoy acostado.

0

1

2

3

Mis músculos están débiles y rígidos.

0

1

2

3

Se me oscurecieron las sienes y tengo las manos rojas.

0

1

2

3

No puedo perder el peso alrededor de la cintura.

0

1

2

3

Me siento mejor cuando estoy acostado.

0

1

2

3

Tengo los músculos flojos, no importa el ejercicio que haga.

0

1

2

3

Aprieto los dientes inferiores y el cielo de la boca.

0

1

2

3

Me duele la parte media de la espalda cuando la presiono.

0

1

2

3

Orino frecuentemente pequeñas cantidades, o mucho pocas veces.

0

1

2

3

No me puedo dormir, estoy despierto por horas.

0

1

2

3

Me cuesta hacer ejercicio y me canso fácilmente.

0

1

2

3

Tengo el pulso débil y lento.

0

1

2

3

Me antojo de carbohidratos refinados, como pan blanco o pasta.

0

1

2

3

Mi memoria está empeorando.

0

1

2

3

No sudo mucho.

0

1

2

3

Mis dedos y tobillos están hinchados.

0

1

2

3

No tengo mucho apetito.

0

1

2

3

Tiendo a padecer infecciones respiratorias.

0

1

2

3

Tengo el Síndrome Pre menstrual.

0

1

2

3

Me asustan fácilmente los sonidos fuertes.

0

1

2

3

Comer dulces me hace sentir mejor.

0

1

2

3

Me tomo las cosas en serio y me pongo a la defensiva fácilmente.

0

1

2

3

Cuando me levanto me siento mareado.

0

1

2

3

Tengo infecciones crónicas, como urinarias, resfríos frecuentes, y me cuesta recuperarme.

0

 

 

5

Cuando me levanto me mareo.

0

 

 

5

Me siento enfermo o tiemblo después de un evento estresante. Siento que no puedo manejar el estrés.

0

 

 

10

Tengo presión baja, y aún más al levantarme si estoy sentado.

0

 

 

10

Tengo hipoglicemia.

0

 

 

20

Tengo asma

0

 

 

20

Tengo artritis

0

 

 

20

Tengo tiroides baja, pero cuando tomo medicamentos no funcionan o me siento peor.

0

 

 

20

Mi piel se ha oscurecido, como si estuviera bronceado.

0

 

 

20

Tengo una enfermedad autoinmune.

0

 

 

20

Tengo fibromialgia.

 

Resultados:

 

10-19: Es posible que esté en las primeras etapas de fatiga suprarrenal.

20-30: Probablemente sufra de fatiga suprarrenal, lo que puede estar empezando a afectar la función de otras hormonas.

30-+: Su fatiga suprarrenal es severa.

 

La Acupuntura y el manejo del estrés

Dr. Mauricio Carmona Tack - Médico Especialista en Acupuntura

Máster en Medicina Tradicional China, Houston Texas

El stress es un padecimiento que se puede atribuir a tensión emocional o física crónica en donde hay liberación constante y prolongada de neurotransmisores. Problemas frecuentes incluyen ansiedad, depresión, irritabilidad, insomnio, hipertensión, derrames, infartos al corazón, colitis emotivas y comúnmente su médico puede diagnosticar Síndrome de Cansancio Crónico o Fibromialgias.

En el Sistema Nervioso Central hay neurotransmisores y neuropéptidos (moléculas que modulan las reacciones físicas del stress en el organismo) que son muy conocidas, como lo son la Epinefrina, la Norepinefrina, la Dopamina y los cortico esteroides. Estos químicos se encuentran en nuestro cerebro y sus receptores están distribuidos en todo el cuerpo ( tracto gastrointestinal, células blancas, riñones, páncreas , etc.).

Al estar expuesto el organismo ante una situación crónica de stress, los neurotransmisores son liberados a todo el cuerpo y activan áreas diversas dando a lugar los síntomas ya conocidos como la fatiga, el mal humor, la colitis o gastritis, ansiedad, etc. La cronicidad de estos eventos pueden llevar a enfermedades como la Hipertensión Arterial, Diabetes Mellitus tipo 2, Ulceras Gástricas, incluso ciertos tipos de cáncer.

Puede ayudar la Acupuntura?

Se dice que la energía del cuerpo viaja a todos los órganos mediante canales o meridianos. Cada meridiano puede ser manipulado usando puntos específicos que se pueden alcanzar mediante agujas con el fin de ¨balancear¨ la energía del canal y así alcanzar nuevamente el bienestar del paciente. Cada órgano en el cuerpo , según los libros de textos médicos orientales, tiene una reacción diferente al estrés y se puede corregir mediante estimulación de puntos.

La Medicina China tiene la particularidad de que esta más viva que nunca gracias a miles de años de experiencia en observación de síntomas y el tratamiento de síndromes, en donde la salud del paciente se ve como el balance en las partes mentales, corporales y espirituales. A diferencia de la medicina moderna , en donde la parte más importante es la parte corporal, la medicina china nos enseña que ¨ no podemos lograr la armonía total del cuerpo si no tratamos sus emociones y espíritu.¨

A lo largo de miles de años, la acupuntura se ha utilizado de forma exitosa para poder relajar al paciente y tratar dolores al mismo tiempo, corrigiendo insomnio, ansiedad, cansancio e inclusive , complementar tratamientos para la presión arterial, llevándola a niveles mas manejables (en combinación con los medicamentos correctos para hipertensión).

En los últimos años, se ha estudiado más a fondo cómo es que la acupuntura funciona para el control de ciertos padecimientos anímicos y lo mas relevante ha sido como la acupuntura puede modular el comportamiento de ciertos neurotransmisores, entre ellos la serotonina, dopamina y analgésicos naturales como las endorfinas.

Esto ha llevado a que la acupuntura sea una herramienta efectiva y segura (si es practicada por profesionales calificados) para el tratamiento complementario de dolores y situaciones relacionadas con el stress.
 

 
   

Contáctenos...

   
   

Oficentro Gaia, oficina 209
Costado sur de la Clinica Católica
Guadalupe
Tel 2524-2959

Clínica CIAP
Hospital CIMA
Torre II, Oficina 407
Tel 2208-8407

 
   

Todos los derechos reservados.
Visítenos en:
www.balanceybienestar.com